Migajas venenosas

Y un buen día buscó y rebuscó los malos rollos que había atesorado durante tanto tiempo. Y los fué colocando en la encimera, uno junto a otro.

Con lágrimas en los ojos, comenzó a mezclar los ingredientes escogidos para hacer un gran pastel. Porque todo elemento, por muy venenoso que sea, contiene virtud y vida en su interior y, con un buen aderezo, puede convertirse en el más maravillosos manjar.

En cuanto lo hubo terminado, se comió un buen trozo y dejó el resto en el jardín. A merced de las aves migratorias que la degustarían y se la llevarían lejos, muy lejos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s