El cementerio de la pena

Le invitaron a visitar el cementerio de la pena, el lugar donde podría depositar todo aquello que le angustiase.

Cogió una caja bien grande, la abrió y la llenó con todas las personas, lugares y experiencias que le amargaban. La cerró, apagó la luz y esperó hasta que sus puplias se hubieran dilatado lo suficiente.

Abrió la caja cuando sus ojos se acostumbraron a la oscuridad. Descubrió unas minúsculas partículas que intentaban pasar desapercibidas, agazapándose en la esquina.

Les sonrió, las cogió y se las metió en el bolsillo. Salió de la habitación e inició el viaje hacia el cementerio. Creía haber encontrado la solución.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s